perros y gatos

dogs and cats do not always get along perros Y GATOS

Cuando perros y gatos van a vivir juntos, tenemos que saber que no podemos obligarles a que se lleven bien.Vamos a necesitar tiempo para presentarles correctamente...aunque en algunos casos solo podremos lograr que convivan pacíficamente, en otros lograremos que sean buenos amigos.

Presentar a un NUEVO AMIGO

Empieza lentamente.

Primero el olfato pero no la vista, después la vista y el olfato pero sin mantener contacto.

 Después pasamos al contacto; pero manteniendo al perro controlado con la correa y al gato suelto (así tienes control sobre el perro y puedes redirigir su comportamiento indeseado y mostrarle que es lo que quieres que haga) y finalmente, permitir que el gato vaya a su zona segura (libre de perros) y decidida cuando acercarse al perro libremente.  

Recomendamos que al principio, el gato esté en una habitación en la que se sienta seguro. Así los dos animales se van acostumbrando al olor del otro sin verse. Superado esto vamos a supervisar el primer encuentro pero siempre manteniendo distancias.  Si el perro intenta ir hacia el gato, pararle y darle un juguete. Los gatos NO son un juguete. Nunca les fuerces a estar juntos. 

El truco es hacer que los gatos se sientan seguros, como si tuvieran una área de seguridad en la que no fueran a ser molestados.

También debemos educar al perro para que no persiga y atormente al gato. Para conseguirlo puedes utilizar la correa dentro de la casa así podrás parar al perro si trata de perseguir al gato y dirigirlo hacia un juguete. A veces un programa de obediencia  (o un recordatorio si el perro ya ha hecho uno) es una buena idea. 

Crea una zona "sólo para gatos, libre de perros"

Primero prepara una zona "sólo para gatos y libre de perros". Si el gato pasa por algún agujero por el que el perro no quepa, ¡ya lo tienes todo listo!. Un truco: consigue una barandilla protectora para niños, ponle en el centro una rejilla en la que puedas recortar una puerta por la que sólo quepa el gato. 

Si utilizas una tela metálica, lima las aristas y cubre los cortes con cinta adhesiva. En esta zona "Sólo para gatos" es donde pondremos la comida, el agua y su bandeja. Otra opción es hacer una puerta "puerta para gato" en el baño.

Si el perro es lo suficientemente pequeño para pasar por esta puerta o por el agujero creado en la barandilla, lo que tendremos que hacer es enseñar a nuestro gato a saltar una barandilla más alta.

¿Qué pasa si es el gato quien provoca al perro?

Si el gato se burla del perro; por ejemplo, golpeándole con su zarpa cuando el perro pasa por delante, puedes permitir que el perro persiga al gato un momento, supervisando su interacción.

El aprendizaje tiene que ir en las dos direcciones. El perro tiene que aprender a no molestar al gato y el gato tiene que aprender a no molestar al perro.

En el mejor de los casos, gatos y perros jugarán juntos e incluso puede que lleguen a dormir juntos.  Aunque esto no pasa con mucha frecuencia en mi casa, yo sigo manteniendo una zona "sólo para gatos" (para mantener el perro alejado de la bandeja y también de la comida de gatos, ¡que si no desaparece!). 

Aviso legal de la newsletter

¿Tu perro también está estresado? Prueba Adaptil